Nueva vacuna contra el Meningococo B

La vacuna de Neisseria meningitidis contra los serogrupos A, C, Y y W-135, lo cuales causan el 60% de las enfermedades en Estados Unidos y Puerto Rico lleva mas de 10 años en el mercado. Irónicamente, no existía vacuna para el serogrupo B, que representa el 40% de la enfermedad. En el 2015, la FDA aprobó dos vacunas, Trumemba (Pfizer) y Bexsera (Novartis/GSK) para proteger a personas de 10-25 años de edad contra esta terrible enfermedad.

La Neisseria meningitidis es un diplococo gram-negativo que coloniza la mucosa nasofaringe y se transmite mediante contacto de gotitas respiratorias. En la mayoría de personas, infección con N. meningitis lleva al estado de portador asintomático para luego con el tiempo desalojar el organismo sin secuela de enfermedad. Sin embargo, en personas susceptibles (no sabemos quienes van a ser los susceptibles), puede causar enfermedad invasiva de meningitis o bacteriemia.

Es un cuadro clínico explosivo y traicionero, pues se confunde con una común infección respiratoria aguda en sus comienzos. En las primeras 8 horas, comienza con fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, cuerpo adolorido y sed. De 9 -12 horas, disminuye apetito, hay nauseas y vómitos , dolor de piernas e irritabilidad. De 13-16 horas, hay soñolencia, dificultad al respirar, diarrea, manos y pies fríos y rigidez del cuello. Pasadas las 16 horas, fotofobia, sarpullido con color de piel anormal, confusión, delirium y convulsiones. El 10% de las personas con meningococcemia mueren por fallo cardiovascular causado por la bacteriemia o por aumento de la presión intracraneal. Desgraciadamente para algunos sobrevivientes hay secuelas a largo plazo de la enfermedad como impedimento motor, amputación de pies/brazos/dedos, disfunción neurológica, sordera, cicatrices en la piel.

images

El 24 de junio del 2015, el CDC recomendó a los proveedores médicos que consideren la vacuna del serogrupo B (Trumemba o Bexsara) para personas entre 16 y 23 años de edad que tengan riesgo de infección. Los factores de riesgo individuales, ambientales y sociales a considerar entre los adolescentes y adultos mayores son los siguientes: estado inmunocomprometido, historial de enfermedades respiratorias, vivir con cambios de temporada, acuartelamiento, compartir comida o bebida, fumador, contacto físico íntimo, incluyendo besar, asistir frecuentemente lugares concurridos.

Al considerar estos factores en conjunto, el proveedor deberá comenzar las múltiple dosis de la vacuna con tiempo razonable antes que el adolescente/adulto joven entre en riesgo de infectarse (dosis de Bexsara 0 y 2 meses, dosis de Trumemba 0, 2 meses, 6 meses). Han habido 5 brotes de meningococcemia B en universidades estadounidenses desde 2013. Las dos vacunas se administran por vía intramuscular 0.5ml, no son intercambiables entre sí y deberán ser almacenadas refrigeradas entre 36-46 grados Fahrenheit y las jeringuillas posicionadas de forma horizontal.

Siendo la  B una enfermedad letal que no podemos predecir a quién le va a dar y no pudiendo controlar con certidumbre los factores de riesgo individuales, ambientales y sociales de los adolescentes y adultos jóvenes, la recomendación del CDC que sea el proveedor medico quién decida a que persona entre 16 y 23 años se vacune hace imperativo que conozcamos en detalle estos aspectos epidemiológicos y clínicos para mantener a nuestra población bien protegida a tiempo contra el meningococo B.

por Johnny Rullán, MD, FACPM

Author

lavaz