El reto de vivir con diabetes en Puerto Rico

Falta de prevención, el costo de la diabetes y la escasez de endocrinólogos contribuyen al negativo panorama.

Melani González Wharton

Universidad del Turabo

El director ejecutivo de Servicios Médicos para la Diabetes, el licenciado Ramón A. Pabón García, describió el panorama de la diabetes como uno tétrico, ante el alto índice de prevalencia, mortalidad, costos del tratamiento y la falta de endocrinólogos.

“La diabetes es una enfermedad crónica, que no tiene cura y que desde el 1989 se ha mantenido como la tercera causa de muerte en el País”, sostuvo Pabón García, quien también fungió como director ejecutivo del Centro de Investigaciones, Educación y Servicios Médicos para la Diabetes del Recinto de Ciencias Médicas.

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintoniza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita. La insulina es una hormona producida por el páncreas y su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en la sangre. Esta, permite que la glucosa entre al organismo y sea transportada al interior de las células, donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Es por esto que, cuando un paciente padece de esta enfermedad, su deber es vacunarse ya que “el paciente tiene un sistema inmunológico dañado y la vacuna lo está protegiendo de gérmenes y enfermedades”, informó el doctor Raúl Castellanos, representante de la Organización Mundial de la Salud. “La vacuna lo que hace es provocar que las defensas del cuerpo se activen”, añadió.

Además, explicó que no se deben tener miedos a la hora de vacunarse para prevenir otra enfermedad. “Las personas que padecen de diabetes pueden vacunarse. Existe mucho miedo porque creen que su condición no se los permite, eso es incorrecto. Un niño puede vacunarse para prevenir la influenza. Un señor que lleva 34 años con diabetes, también”, finalizó Raúl Castellanos.

En Puerto Rico, al igual que en otros países, esta enfermedad ha tenido sus repercusiones observadas a través de sus complicaciones y su aumento en el número de defunciones. “No importa el tiempo que la persona lleve con la enfermedad de diabetes, se tiene que vacunar. Sin importar si tiene un mes con la misma o cinco años, se necesita la vacuna en su cuerpo porque el cuerpo está débil. Definitivamente la vacuna lo ayudará”, indicó el galeno.

En la Isla existen 40 endocrinólogos para atender más de 600 mil personas diagnosticadas con diabetes. De igual forma, la población pediátrica especializada en diabetes cuenta con solo 10 endocrinólogos, pediátricos, para atender el 10 por ciento de la población pediátrica; esto repercute en que una cita médica se pueda tardar un periodo de ocho meses a un año.

Asimismo, existen solo dos programas de educación médica que ofrecen la sub-especialidad en endocrinología de adultos. No existen programas de endocrinología pediátrico en Puerto Rico, solo en Estados Unidos, por lo cual los que quieran hacer esta especialidad deben estudiarla fuera del país. La paga es un factor que influye a que no se atienda bien esta enfermedad. “Hemos visto un éxodo de médicos que se han tenido que ir a los Estados Unidos ya que en Puerto Rico pagan muy poco dinero. Allá tienen más posibilidades de empleo”, explicó Ramón A. Pabón García.

Esta situación hace que muchas personas desconozcan sobre esta condición y, por consiguiente, no se traten a tiempo. Por ejemplo, se ignora que existen dos tipos de diabetes. La diabetes Tipo 1 se produce cuando el páncreas no produce insulina por alguna ineficiencia. Generalmente, es más común en los niños. También, existe la Tipo 2 que es una enfermedad metabólica caracterizada por altos niveles de glucosa en la sangre, debido a una resistencia celular a las acciones de la insulina. Este tipo de diabetes, a diferencia de la Tipo 1, se puede prevenir, pero luego de padecerla “se tiene por toda la vida”, detalló la directora ejecutiva de la Coalición de Vacunación de Puerto Rico (VOCES), Brenda Padilla. De igual manera, exhortó a tomar en serio esta enfermedad ya que se deben tomar cuidados preventivos para la misma.

“Vivir con diabetes es complicado solo si no sigues las instrucciones. Al principio es duro porque es un mundo completamente difícil, pero con la ayuda del doctor y la insulina se puede”, sentenció Arnaldo Ayala quien padece de esta condición hace cinco años.

Es importante seguir al pie de la letra las medidas de manejo que incluyen: el uso del glucómetro, plan de alimentación por un nutricionista, ejercitarse al menos 30 minutos al día y cada 3 meses hacerse la prueba para medir el azúcar.

Según la American Diabetes Association y sus estadísticas actualizadas en el 2016, 415 millones de adultos padecen de la condición de diabetes en el mundo. Se estima que para el año 2040 estas estadísticas aumenten a 642 millones. Lo que equivale a que de cada 10 personas en el mundo, una de ellas tenga diabetes.

Cada seis segundos muere alguien a causa de la diabetes.

 

Vídeo por: Ashley Torres Cruz

Fotos por: Bianca Carolina Santiago Aponte

Colaboración de: Bianca Carolina Santiago Aponte, Ashley Torres Cruz y Melani González Wharton

Mentora: Keishla Julianna Ayala Guzmán

Universidad del Turabo

 

Author